PERSONAJES

LAYLA

Preadolescente de 15 años. Despierta, inteligente y valiente. Sabe que algo raro sucede en ella, y, mientras ayuda a los WW como un miembro más, intenta averiguar cosas sobre su propio papel en los acontecimientos y cómo todo eso la puede llevar a destapar la verdad sobre su madre. Comienza a sospechar que en su vida hay misterios inexplicables y que la gente que la rodea guarda secretos sobre su familia y ella misma.

NAPOLEÓN

Es un mono experto en armas y con mala leche, que proviene de otra dimensión en la que los monos están tecnológicamente más avanzados que los propios humanos de la línea temporal real. Frío, distante y muy inteligente, es el “guardián” oficial de Layla, lo que hace que, mientras estén en la tierra, se tenga que hacer pasar por su mascota, algo que le irrita. Es testarudo, pero se encariña con la niña.

CROMAGNUS

Proviene de una realidad alternativa y de un momento histórico dominando por los Hombres de Cromañón (prehistoria), así que tiene la apariencia de uno de ellos: un bruto. Muy impulsivo e independiente, tiene supersentidos y un instinto animal que le permite comunicarse con los animales de cualquier línea temporal. Aunque, a veces, actúa al igual que un perrito: tierno y cariñoso.

ALPHA

La última integrante del grupo. Robot femenina con aspecto masculino, es la encargada de tripular los vehículos de los WW, gestiona toda la red de comunicaciones (tiene una incidencia menor en la trama). En teoría, debería ser fría y calculadora, pero un evento en su pasado le otorga atributos humanos y femeninos, y no precisamente los mejores: pesimista, con tendencia a la depresión y muy sarcástica, lo que en determinadas situaciones no es de gran ayuda para el equipo. En la vida real, y mediante un holograma, se transforma en la tía de Layla, quien ha estado cuidando de la chica desde que era un bebé.

EL OBSERVADOR

El “jefe” del grupo, aunque nunca asiste en las misiones. Un tipo misterioso, ya que se desconoce si sus motivos son los que afirma o, si realmente, oculta algo a los WW. Tampoco está clara su vinculación con Madame Black. Él se limita a asignar las misiones y a comunicar al equipo todo cuanto necesita saber… pero siempre se guarda un as bajo la manga: información de vital importancia. Podría ser el verdadero salvador del mundo… o, quién sabe, quizá su destructor.

De hecho, el Observador es un experimento de Madame Black (que es inmortal), anteriormente su secuaz, hasta que descubrió el malévolo plan de su creadora: asesinar a Layla y su madre desaparecida. Él fue quien las ayudó a escapar y, en la sombra, junto con Alpha, ha cuidado de Layla desde que era un bebé.

MADAME BLACK

Álter ego de la madre de Layla, pero sin hija. Sus motivos, como los del Observador, no están del todo claros: ni qué busca destruyendo el Multiverso ni para qué necesita a la niña. Lo único que se sabe es que en el pasado formó parte de los Watch Warriors y que detesta al Observador. En su cabeza, Layla forma parte bando equivocado, de la facción de los villanos, lo que es una locura… o quizá no. Hace 15 años intentó matar a Layla y a su madre porque sabía que el poder de la niña era lo único que podría frenar su plan: destruir todas las líneas temporales.

HOMBRES SIN ROSTRO (OMEGAS)

Esbirros clónicos al servicio de su líder, Madame Black. Son simplemente peones, no tienen personalidad definida. A menudo van camuflados entre la multitud y solo se puede ver su verdadera naturaleza con las Watch Goggles. Los Hombres Sin Rostro no pueden elegir no obedecer a Madame Black, por eso una de las normas de los Watch Warriors es no usar nunca fuerza letal. Normalmente evitan la confrontación y, si no queda más remedio, usan los paralizadores, armas que paralizan sin hacer daño.